lunes, agosto 10, 2015

En segunda posición, quedó el favorito, C.A. Motril, con el MF Soto Pérez, Fernández Montoro y Andrés Sánchez en el XVI Nocturno de Roquetas


Anoche la familia del ajedrez rindió un gran homenaje a "nuestro" Cecilio Guzmán. No fallaron en la convocatoria y 94 personas se dieron cita en el XVI Nocturno de Roquetas.
Esta vez el formato fue "Por Equipos de 3", parece que ha gustado y lo volveremos a repetir (nos conformaremos con 20 equipos en próximas ediciones.
A parte de la cantidad, la calidad de los equipos fue notoria. Un equipazo como el Club Ajedrez Motril o los equipos venidos de Murcia, además de los de nuestra provincia acogían uno de los torneos de más nivel del sureste de España.

Los ganadores fueron "Los Caballeros del Rey", según dicen en homenaje a Cecilio Guzmán del Rey, que ganaron todos sus encuentros. Serafín Moral, Savíns Puertas y José María Pérez formaban este equipo. En segunda posición, quedó el favorito, CA Motril, que con el MF Soto Pérez, Fernández Montoro y Andrés Sánchez, casi les supo a decepción el subcampeonato. El podium lo completó el equipo de "Chaqueteo Murciano", que estuvo siempre en las primeras mesas. 
El mejor equipo roquetero, se situó cuarto, gracias al desempate, ya que hasta 5 equipos, empataron por ese cuarto puesto, tanto en puntos como en desempate por tableros. Javier Garrido, Juanfra Castilla (fijache del otro CAR, CA Rey de Huércal) y Sergio Rodríguez formaron este equipo.
El mejor equipo sub1600 fue el "Dalias Chess" formado por nuestros grandes amigos Miguel Larios, Jorge Gutiérrez y Fernando Moreno. El sub1500 se lo llevó, el equipo que se hizo "in situ", los "Mexclaitos" le pusimos.
Y el premio al mejor equipo Sub12, se lo llevó "Almeroquejido" en honor a los tres integrantes: Alberto de Almería, Diego de Roquetas y Roberto de Ejido.
Sin duda una gran noche, dónde además de jugar al ajedrez, se repartieron bocadillos y bebidas para todos, reinando un gran ambiente.
Como no somos de ponernos flores y de "meter de bajo de la manta el polvo", también decimos nuestros fallos. Aunque en esta ocasión, el fallo vino provocado por un malentendido de los funcionarios del Ayuntamiento. El evento debía comenzar a las 21.30 (con 10 minutos como mucho de cortesía), pero las luces del Pabellón no estaban encendidas. Así que nos prolongamos más de media hora de lo previsto. Evidentemente debemos asumir el error y pedir disculpas. Aunque la verdad, una vez dio comienzo, todo el mundo olvidó la espera.
El próximo año volveremos a intentarlo. Ya podéis ir pensando en vuestros equipos.